lunes, 7 de junio de 2010

Versos Desesperados




Despojo de sentido
a los sentidos
desdibujo el bosquejo de esa voz
y las letras de esta máquina
bailoteando un can can
en medio de este velorio.

Rugen amapolas.

Se despierta el verde que pisan
mis suelas,
y los latidos de estos
mis versos desesperados
se arremeten
como torbellinos
de mudas palabras
dentro del silencio
bullicioso
de esta noche
sin poesía.

Estos versos desesperados
hoy
quedaron
huérfanos


miércoles, 20 de enero de 2010

Maria del Carmen Ruiz R.


25/06/1943 + 15/01/2010

Mari tu recuerdo queda grabado en mi corazón, descansa en paz querida Amiga.

Por Gabriela F. ©

viernes, 16 de octubre de 2009

El regreso

Nuevamente, me invento y reinvento
tejo y destejo el momento
para encontrarnos otra vez en las letras.

Obsecuente, insolente y hasta pareciera
que jamas hubiese muerto
que no hubiese renacido.

Pero aqui estoy
de pie, en una sola pieza
revolcando las letras
haciendolas bailar frente a mi.

Ja, si rieron al ver tan pobre
creación.
(Yo también río)
Esta pobreza lírica
es mi mayor riqueza.

(Quizá algún día comprendas...)

Me fui con la esperanza de volver
hoy he vuelto con la esperanza
de volver a irme
para que me extrañes nuevamente.

No hay sintomatología
asintomatica;
pero no duele esta ruptura
este hueso roto que le ha
quedado a mi verso en
terapia intensiva.

Si, lo se
como el día en que me fui
sigo delirando.

¡No me callen ahora
que he comenzado a gritarlo!


Por Gabriela F. ©

viernes, 14 de agosto de 2009

Como Duele



Como duele

Ay como duele estar herido
De un ala,
Y saltando al vacío
Al inmenso vacío del cielo sin luna.
Y sin embargo la noche
No reclama.

Ay como duele la daga
Clavada en el pecho
De un día sin sombras
Sin misterios y sin dudas.
Y la calle se viste de rosa
Con espinas que no lastiman
E igualmente la sangre brota.

Ay como duele la mano
Que escribe versos
Ante los ojos mutilados
De tanto llanto,
Y sin embargo el mar se agranda
En litros, y la sal se ahonda
En esa herida.

Ay como extraño los lienzos
Pintados de acuarelas de colores
Y la música suave al borde
De la conciencia.

Ay como duele estar vivo!!!



Ayuen


Por Gabriela F. ©

viernes, 17 de julio de 2009

20 de Julio Dia del Amigo

Un video a modo de homenaje a todos Ustedes que son mis grandes amigos Primaverales.
Gracias por su compañia

Por Gabriela F. ©

martes, 7 de julio de 2009

Viaje final o el final del viaje

Anoche la encontré, su mano fría tomo la mía y me invito a seguirla.

Con alucinación y entrando casi en pánico, me aferré a ella y languidecí entre su piel de hielo para que me condujera a su reino.

En el viaje fue mostrándome quienes serían los que mas me extrañarían al haberme emprendido en esta odisea.

No quería mirar hacia abajo temía sentir el vértigo de las alturas.

Sin embargo siguiendo a su mano helada, baje la vista y allí estaban mi familiares, papá, mi querido y amado futuro esposo, su madre (mi suegra) mis cuñadas y cuñados mis sobrinos todos azorados y confundidos por la noticia de mi repentino viaje.

Más allá los amigos, vi también a mi perra que hurgaba entre las sábanas quizás aún sintiendo mi aroma.

Las sensaciones se multiplicaban, nostalgia de lo que ya no volvería a ver ni a tener, el coraje de no poder haberles avisado que partiría…

El dolor que les causaba este viaje tan repentino, sin embargo yo ya no tenía miedo.

El frío de sus manos ya no me parecía mas que un calor que desaturaba mi inconciencia.

Es solo el comienzo me dijo ella, mientras me jalaba con fuerzas hacia mucho más arriba.

No quería irme, sabía que en toda la vida vivida algo me faltaba, algo me había olvidado en el camino, no quería irme mi equipaje no estaba completo y decidí soltarme de aquella mano que me aferraba…

Poco a poco fui despertando, mi amor a mi lado y sobre mis pies la perra.

El viaje final no es tan difícil pense, pero por ahora solo quiero viajar, por asfaltadas calles y por la ruta obsena de su cuerpo.


Por Gabriela F. ©

sábado, 20 de junio de 2009

14 de Junio

Mami, Mamucha como te decía, esto no es un poema ni nada parecido es simplemente una charla de las que ya no tenemos personalmente, sabes tengo conmigo tus manos aunque ya no me rocen en la mañana con la ternura que solías hacerlo, pero conservo tu voz en cada cuarto de mi nueva casa, tengo el aroma de los jazmines que tanto cuidabas, sabés el silencio me acerca a vos.
Las letras te hacen presente, no sabes cuanto te necesito y cuanto te extraño...
Bueno viejita no quiero llorar asi que esto que te digo ahora es lo que siempre te he dicho aunque no recuerdo si tan a menudo Te Quiero Mamucha!!!!

Por Gabriela F. ©

martes, 2 de junio de 2009

El CuentaCuentos

Otro amanecer lo sorprendió en su escritorio, con el papel en blanco en frente, su única pasión la escritura de cuentos de suspenso había quedado en suspenso…

Lo que creía inagotable se había ya agotado, no sabía que escribir…

Se preguntó entonces si era hora de cambiar de género.

Su voz interior dijo que no, que fuera paciente, que la inspiración llegaría nuevamente antes que el pensara en ella.

Se sintió agotado y cayó preso del sueño en ese sillón de cuero negro apoyando sus dos brazos sobre el escritorio.

Como nunca su descanso fue plácido hasta que el sueño se hizo presente:

Lenguas de fuego se desprendían de la ciudad, como azoradas por gigantes dragones, las casas aledañas a la suya se convertían en polvo y el solo caminaba por allí sin siquiera sentir el calor.

La tierra se abría tras su paso y se tragaba literalmente todo lo que estaba a su alcance.

Al final de la calle se podía ver un túnel pero no más allá, corrió hacia el como buscando refugio, se adentro y cada vez que hacía un paso la tierra temblaba y la oscuridad se hacia mas y mas espesa.

Llego al punto en que no podía ver nada, solo sentía ruidos extraños, como arañazos dados a una pared.

Tanteo para encontrar las paredes de ese túnel pero sus manos tocaban la nada.

Se sentía extraño, su respiración era entrecortada, de pronto escuchó voces, más bien susurros provenientes de debajo de sus pies, se inclino y trató de hallar el suelo, mas la nada seguía también por debajo de sus zapatos.

No entendía como podía estar flotando en la nada, si hasta ese momento todo estaba quedando en ruinas.

Al fin se despertó y comenzó a escribir un cuento que no dice nada, pero el lo escribió todo.

Al fin y al cabo este escritor nunca fue bueno para contar cuentos.



Inspirado por escrito de Pedro Estrada

El Escritor



Por Gabriela F. ©

viernes, 29 de mayo de 2009

Ventana al cielo

Desde mi ventana puedo ver

Los pliegues del cielo

Destellando

Descubro el día a día

Fijo la vista

En una nube

Una quimioterapia,

Una terapia radiante,

De un febo que asoma

Latigazos

De rayos ultravioletas

Una frecuencia modulada

Entre vitrinas de polvo

Y el alma que escapa

Por los poros

De este esqueleto inerte

Esta cama no me detiene

Las venas no aguantan

Tanta sangre que fluye

Y febo

Sigue girando

Como carrusel

Frente a mi ventana

El silencio

Una carie

En la espina de la noche

Ya no siento frío

Las cortinas

Alguien las ha cerrado.




Por Gabriela F. ©